Cuando tenemos una alteración del perfil lipoproteico, lo primero es reconocer si estamos ante una dislipemia primaria o secundaria.

Si no presenta información que nos haga pensar en una secundaria, como puede ser diabetes, hipotiroidismo o consumo de alcohol, debemos pensar que se trata de una dislipemia primaria.

Para distinguir el tipo de dislipemia primaria, reconoceremos las alteraciones que presente el paciente: hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia o ambas (mixta).

  • Si es mixta, hiperlipemia familiar combinada o disbetalipoproteinemia (AR y xantomas tuberosos palmares y estriados característicos).
  • Si es una hipercolesterolemia, puede tratarse de una hipercolesterolemia poligénica o familiar monogénica (homo o heterocigota).
  • Si es una hipertrigliceridemia, podemos pensar en hiperquilomicronemia familiar o hipertrigliceridemia familiar. Ambas aumentan el riesgo de pancreatitis.